Aula virtual
Llamar    Más Info

Todo lo que deberías saber acerca de la braquiterapia

Dentro de los tratamientos de radioterapia se integra la braquiterapia, que, a diferencia de la teleterapia que emite radiación a cierta distancia, logra su propósito utilizando radiación interna.

Ambos procedimientos, tanto teleterapia como braquiterapia, alcanzan el tejido tumoral, provocando cambios en el material genético de las células afectadas por la enfermedad. Este cambio impide que el tumor crezca y, después de cierta cantidad de radiación, el tumor se destruye.

Durante el tratamiento es necesario una labor de planificación para optimizar la radiación en el tejido tumoral y minimizar el impacto de esta sobre tejidos circundantes sanos. El objetivo siempre será que los tejidos vecinos se vean poco afectados y se recuperen pronto.

Diferencia entre braquiterapia y teleterapia

Mientras la teleterapia utiliza la fuente de radiación distante del paciente, con equipos con unidad de cobalto y aceleradores lineales, y los pacientes son sometidos a sesiones de radioterapia con corta duración diaria por algunas semanas, la braquiterapia ubica la fuente de radiación lo más cercana posible al paciente y utiliza dosis altas de radiación, durante un número menor de sesiones.

En un tratamiento de braquiterapia la fuente de radiación se inserta en cavidades del cuerpo humano, como útero, vagina, o de forma quirúrgica en vasos sanguíneos, mamas, o esófago. La braquiterapia, también llamada terapia de radiación interna, permite que un médico utilice la mayor dosis posible para tratar un área menor, en menos tiempo del que requiere la teleterapia.

Los usos de la braquiterapia

La braquiterapia se utiliza en el tratamiento de tumores que por su ubicación resultan de difícil acceso, y no pueden ser tratados con teleterapia:

  • Próstata
  • Útero
  • Cabeza y cuello
  • Vesícula biliar
  • Vagina
  • Pulmón
  • Ojos

¿Cómo se realiza la braquiterapia?

La braquiterapia requiere un tratamiento de equipo que incluye un oncólogo, médico físico, dosimetrista/radioterapeuta, enfermero, entre otros profesionales. El oncólogo evaluará al paciente y determinará la terapia apropiada.

Él determina cuál es el área del cuerpo para tratar y cuánta radiación se puede administrar. En casos específicos, el cirujano ayuda al oncólogo a colocar los dispositivos de braquiterapia, tales como catéteres o agujas, dentro del pacientes.

El físico y el dosimetrista hacen cálculos de tratamiento detallados. El personal médico proporciona al paciente información sobre el tratamiento y las posibles reacciones adversas, a la vez que ayuda a verificar la implantación de catéteres de braquiterapia.

Publicado en: Blog, Radioterapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies