Aula virtual
Llamar    Más Info

¿En qué consiste la tomografía computarizada?

La tomografía computarizada, conocida también como TAC, acrónimo de Tomografía Axial Computarizada es un examen que se practica en forma rutinaria en el área de Imágenes para el Diagnostico y Medicina Nuclear.

Nuestros estudiantes de la FP Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear, se enfrentarán desde el inicio del ciclo formativo a las complejidades de esta prueba.

Por ello, hemos considerado dedicar nuestro espacio de hoy, a hablar de este examen que resulta de especial importancia para el diagnóstico de enfermedades y lesiones de muchos pacientes, que encuentran en esta tecnología una herramienta que salva vidas.

¿Qué es una Tomografía Computarizada?

El término Tomografía Computarizada, hace referencia a un procedimiento de imágenes de rayos X, en el que un haz estrecho se dirige a un paciente y gira a gran velocidad alrededor de su cuerpo, generando señales que son procesadas por una computadora incorporada a la máquina, para generar así imágenes transversales del cuerpo.

Estas secciones o cortes del cuerpo se denominan imágenes tomográficas y contienen información más definida y detallada que la que puede ofrecer una radiografía convencional.

Una vez que la computadora de la máquina recoge varios cortes sucesivos, se pueden “apilar” digitalmente para formar una imagen tridimensional del paciente que permite una identificación y ubicación más fácil de las estructuras básicas, así como la presencia de tumores u otras patologías.

¿Cómo funciona la Tomografía Computarizada?

A diferencia de una radiografía convencional, que utiliza un tubo de rayos X fijo y un escáner, usa una fuente de rayos X motorizada que gira alrededor de la abertura circular de una estructura en forma de rosquilla llamada pórtico.

Durante una tomografía computarizada, el paciente se acuesta en una cama que se mueve lentamente a través del pórtico, mientras el tubo de rayos X gira alrededor del paciente, disparando haces estrechos de rayos X a través del cuerpo.

En lugar de una película, los escáneres TC utilizan detectores digitales especiales de rayos X, que se encuentran frente a la fuente de rayos X. Cuando los rayos X dejan al paciente, los detectores los recogen y los transmiten a una computadora.

Cada vez que la fuente de rayos X completa un giro, la computadora TC utiliza técnicas matemáticas sofisticadas para construir un corte de imagen 2D del paciente. El grosor del tejido representado en cada corte de imagen, varía según la máquina utilizada, pero generalmente la variación no pasa de 1 a 10 milímetros.

Cuando se completa un corte, la imagen se almacena y el lecho motorizado se mueve hacia adelante en forma progresiva, en el pórtico. El proceso de escaneo de rayos X se repite para producir otro corte de imagen. Este proceso continúa hasta que se recolecta el número deseado.

Los cortes de imagen pueden mostrarse individualmente o ser apilados por la computadora para generar una imagen 3D del paciente, que permita apreciar el sistema óseo, los órganos internos, los tejidos, pero también cualquier anormalidad.

La tomografía computarizada tiene muchas ventajas, incluida la capacidad de rotar la imagen 3D en el espacio o ver cortes en sucesión, lo que facilita encontrar el lugar exacto donde se puede encontrar un problema.

Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear en FP Santa Gema

Sí estos temas son de tu interés, tal vez el programa de Formación Profesional Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear en Madrid, sea la elección ideal para ti. El Centro de Estudios Profesionales Santa Gema te ofrece esta titulación. Conoce todo sobre ella aquí.

Publicado en: Blog, Imagen para el diagnóstico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*