Aula virtual
Llamar    Más Info

Como es una sesión de radioterapia desde el punto de vista del Técnico

Una sesión de radioterapia no seria posible sin el trabajo del radioterapeuta. También conocido como auxiliar de radioterapia, este profesional es el encargado de disponer, operar, coordinar y llevar a cabo las tareas necesarias para que un paciente, generalmente atacado por un cáncer, obtenga los beneficios de esta técnica médica. 

El trabajo del radioterapeuta, durante una sesión de radioterapia, realza la importancia del Técnico Superior en Radioterapia y Dosimetría, y explica en gran medida el auge que ha tenido esta titulación y el aumento de salidas profesionales que experimenta en los últimos años. 

Pensando en los interesados en esta FP, y respondiendo a una inquietud de muchos de nuestros lectores, hoy hablamos sobre la forma en que se desarrolla una sesión de radioterapia desde el punto de vista técnico. 

Así es una sesión de radioterapia desde el punto de vista técnico 

Iniciemos por definir dos tipos de radioterapia: Externa e Interna. En la radioterapia externa las radiaciones las emite una máquina de gran tamaño – acelerador lineal -, que permite una muy alta precisión. 

En la radioterapia interna, se utilizan isótopos radioactivos que son inyectados en el cuerpo del paciente, que emiten una radiación. Es un procedimiento que también es conocido como braquiterapia. 

En la práctica, el tratamiento es individual. Cada paciente recibe una dosis única, durante periodos de tiempo específicos. Aunque la dosis, el tiempo y la forma en que se practicara la sesión de radioterapia son el resultado de la evaluación realizada por un médico oncólogo, antes de iniciar el tratamiento se realiza una simulación con el objetivo de detectar problemas o ajustar parámetros que dependen de las circunstancias de cada paciente, entre ellos, la localización del tumor y su extensión. 

La simulación también permite al auxiliar de radioterapia, la posición ideal del paciente durante la sesión de radioterapia. Esta posición se documenta en imágenes, para que pueda ser reproducida todos los días que sea necesario aplicar el tratamiento. 

Una vez el paciente ha adoptado la posición indicada, se realiza una Tomografía Computarizada que permite al radioterapeuta establecer el área a tratar y el volumen del tumor. 

Con el área afectada delimitada, se realizan marcas en la piel para ayudar al auxiliar de radioterapia a precisar el punto hacia donde se dirigirá la radiación. Estas marcas son indelebles. Tardan mucho tiempo en desaparecer, y al paciente se le hacen recomendaciones sobre como preservarlas hasta el final del tratamiento. 

En algunos casos, cuando se irradia la cabeza o el rostro, es preciso elaborar una máscara plástica de sujeción, en donde se dibujan las marcas que, en otros lugares del cuerpo, se marcan en la piel. 

El tratamiento de radioterapia tan solo se prolonga por unos minutos, durante varios días, que pueden extenderse entre dos y siete semanas. Se trata de un tratamiento indoloro, pero que suele causar efectos colaterales como nauseas, pérdida del apetito, pérdida del cabello… 

Finalmente, el lugar en el que se lleva a cabo una sesión de radioterapia es una sala con paredes de hormigón que garantiza el aislamiento impidiendo la salida de la radiación. 

Se trata sin duda, de un procedimiento que requiere experiencia y conocimiento por parte del auxiliar de radioterapia. Experiencia y conocimiento que se obtienen tomando un programa de formación como la FP Técnico Superior en Radioterapia y Dosimetría. ¿Deseas obtener una plaza en el Centro de Estudios Profesionales Santa Gema? Hazlo ahora inscribiéndote aquí

Publicado en: Blog, Radioterapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*