Aula virtual
Llamar    Más Info

Qué equipos encontraremos en una instalación de Rayos X

Un Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear desarrollará su trabajo diario en una sala de Rayos X en la que entrará en contacto con equipamiento especializado, complejo, sofisticado y de alto valor.

¿Cuáles son esos equipos?, ¿Qué función cumplen en el trabajo de un Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear? Este es nuestro tema de hoy.

Equipamiento necesario en una sala de rayos X

Básicamente, el equipamiento que conforma una sala de rayos X se compone de cuatro elementos:

Generador de poder

Existen tres diferentes tipos de generadores: Frecuencia Estándar, Alta Frecuencia y Energía Almacenada:

  • Frecuencia Estándar: Los generadores de frecuencia estándar, también conocidos como “monofásicos”, funcionan con voltajes que van desde los 208 hasta los 480 VCA y amperajes entre los 80 y los 100, alimentación de línea monofásica o trifásica. Estos generadores se identifican por sus botones de control en la parte frontal del gabinete y ofrecen soluciones de rayos X confiables y seguras.
  • Alta Frecuencia: tienen requerimientos de energía similares a los de frecuencia estándar. Sin embargo, ofrecen una exposición reducida del paciente, una calidad de película máxima y una vida útil prolongada del tubo. La mayoría de estos generadores, reducen la exposición del paciente en un 50% o más en comparación con los de frecuencia estándar.
  • Energía almacenada: básicamente son los mismos que los de alta frecuencia, pero en lugar de funcionar con una línea de alto voltaje y alto amperaje, se conectan a un tomacorriente normal de 120 VCA y funcionan con una batería incorporada que almacena energía. Esto ahorra costes de contratar un electricista para operar líneas especiales en la sala de rayos X.

Tubo de Rayos X

Los tubos de rayos X reciben la potencia de una línea de alta frecuencia del generador y en realidad crean las ondas de radiación al chocar los electrones en una placa de tungsteno. El tubo básico que funciona bien para la mayoría de los médicos generales con un volumen de estudio bastante bajo es un punto focal de 1.0-2.0 mm, 140.000 unidades de calor y un tubo de 125 kVp.

El punto focal es la cantidad de detalles de la imagen – similar a los megapíxeles en una cámara -. Las unidades de calor son un índice de qué tan grande y cuántas tomas puede el tubo sin sobrecalentarse, y el kVp es una “dosis” máxima que puede pasar a través del tubo. Las tres características que conforman la calidad y el rendimiento de un tubo se pueden aumentar para satisfacer las necesidades de su la sala de rayos X.

Colimadores

El colimador está ubicado justo al otro lado del tubo de rayos X. Actúa como un dispositivo limitador de haz, donde el Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico ajusta el tamaño de la ventana de radiación que recibirá el paciente para enfocarlo en las áreas apropiadas y eliminar la exposición innecesaria.

Soportes de tubo

Es la estructura que sostiene el tubo entre otras cosas. Se encuentra a lo largo de uno de los muros de la sala y tiene un riel horizontal superior e inferior que soporta una estructura vertical con un brazo deslizante en el que se monta el tubo de rayos X, el colimador, los cables y al ángulo de inglete.

También tenemos el soporte de pared, que es la estructura vertical contra la cual un paciente se ubicaría mientras se toma una imagen del tórax. La función principal de esta estructura es mantener la placa digital – que recibe la imagen -, en posición mientras el paciente se para frente a ella. Esto es a grandes rasgos el equipamiento que encontrará un Técnico Superior en Imagen para el Diagnostico y Medicina Nuclear en su trabajo diario. ¿Quieres saber algo más sobre esta titulación? Aquí te lo contamos

Publicado en: Blog, Imagen para el diagnóstico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*