Aula virtual
Llamar    Más Info

Protocolo de salvamento para un ahogamiento

Muchas son las víctimas de ahogamientos cada verano en nuestro país. Un pequeño descuido en la playa o la piscina puede provocar que no seamos capaces de volver a la superficie y que, por tanto, se produzca una asfixia provocada por la inmersión en el agua, a lo cual llamamos ahogamiento. Además muchas de estas víctimas son niños de muy cortas edades. Por eso el Técnico en Emergencias Sanitarias debe conocer los protocolos básicos de supervivencia para asistir a un paciente que haya sufrido un ahogamiento o casi ahogamiento y poder salvar su vida.

Los ahogamientos son una de las peores caras del verano, por eso como profesional de las emergencias sanitarias, si se produce una alerta de esta tipo, tendrás que intentar que la persona que ha sufrido el accidente logre sobrevivir. Es común que el socorrista dé el aviso de emergencia y que ya haya comenzado las labores de resucitación cardiopulmonar básica; en ese caso debemos continuar con ellas y, en el caso de que aún no se hayan realizado, comenzar con ellas.

Lo primero que hay que comprobar es que se ha producido una parada cardiorespiratoria, que suele ser lo frecuente en los casos de ahogamiento. Si cuando llegues al lugar de los hechos el socorrista ya le está atendiendo, comunícate con él para preguntarle cuánto tiempo lleva en parada. Ahora sí, deberás comenzar con la reanimación cardipulmonar básica. Extiende la cabeza del paciente hacia atrás y levanta la barbilla. Ahora aprieta y cierra su nariz y realiza dos exhalaciones completas en la boca de la víctima. Si no ves ningún resultado repite este proceso otra vez.

Ahora deberás realizar compresiones abdominales. Sitúa tus manos mirando hacia arriba de la persona en medio del abdomen, encima del ombligo y debajo de la punta del tórax. Ahora haz de 30 compresiones. Si sigues sin ver ningún tipo de reacción en la persona ahogada, vuelve a realizar las exhalaciones intercaladas con las compresiones abdominales. Durante tu formación como Técnico en Emergencias Sanitarias en Santa Gema aprenderás de manera totalmente práctica cómo realizar este tipo de reanimación, con lo que estarás perfectamente cualificado para hacerlo.

Si este mecanismo manual no ha funcionado, el último recurso que queda para poder salvar la vida a la persona ahogada es utilizar el DEA (Desfibriladores Externos Automáticos) que se encontrarán en la ambulancia. Tras este paso, si la persona se recupera del ahogamiento, tendrá que ser trasladado al hospital más cercano para que un médico evalúe si tiene algún tipo de daño fruto de esos minutos de inconsciencia. En otros casos es imposible salvar la vida del paciente; como trabajador de las emergencias sanitarias tu labor siempre será intentar ayudar a que la persona se recupere siguiendo minuciosamente este proceso y otros que aprenderás en Santa Gema.

 

 

 

Publicado en: Blog, Emergencias Sanitarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies