Aula virtual
Llamar    Más Info

Estudiar el ciclo de Administración y Finanzas para emprender

Al estudiar FP en Administración y Finanzas, aprendemos que la contabilidad tiene reglas que se deben seguir y estas son los principios contables.

“Quiero tener mi propio negocio”.  Esta es una idea recurrente en las personas que tienen la intención de estudiar o han estudiado un programa de formación profesional o un grado superior en Administración y Finanzas.

Ser emprendedor y tener una empresa no sólo es un propósito válido para quienes inician la FP Técnico Superior en Administración y Finanzas, sino que es uno de los caminos laborales para estos profesionales.

Este Grado superior Técnico en Administración y Finanzas puedes encontrarlo entre la oferta de estudios en el Centro de estudios Profesionales Santa Gema en Madrid. Después, estos consejos te pueden ser de gran utilidad.

¿Cómo tener mi propio negocio, después de estudiar el grado superior de Administración y Finanzas?

Tener una empresa requiere habilidades variadas en áreas tan diversas como recursos humanos, comercial, técnica, financiera, TI, … Por suerte, gran parte, por no decir la totalidad, de estas necesidades de formación, se satisfacen tomando la FP Técnico Superior en Administración y Finanzas.

Si hay algún tema que pienses que aún necesitas reforzar, después de estudiar tu programa de formación, es importante que lo hagas antes de iniciar tu emprendimiento. Después, basado en tus conocimientos, estarás listo para empezar:

Investigar el mercado

Es el primer paso. Muchos emprendedores inician consiguiendo un local o unas oficinas, comprando ordenadores, e incluso, contratando a una o dos personas, cuando ni siquiera saben a que se van a dedicar.

Lo primero es tener claro el tipo de negocio y si tiene salida en el mercado. Esto requiere de una investigación previa del contexto y las posibilidades del negocio.

La investigación del mercado te aportará información muy valiosa:

  • Cuántos y cuáles pueden ser mis clientes.
  • Cuántos y cuáles son mis competidores.
  • Cuál es el precio medio de mi producto en el mercado.
  • Cuál podría ser mi rentabilidad.
  • Qué ventajas tengo sobre mis competidores.
  • Qué desventajas tengo con respecto a ellos.
  • Qué recursos necesitaré para tener mi propio negocio.

Los recursos financieros

Una vez tienes las respuestas a todas estas preguntas, viene una de las partes más complicadas en el proceso. Obtener el dinero para crear la empresa. Se dice muy fácil, pero es la parte más difícil.

Es importante tener claro, de cuanto dinero estamos hablando. Pero también, y en esto es mejor ser pesimista que optimista, cuándo empezaremos a ver el retorno de la inversión.

Y te digo que es mejor ser pesimista, porque es mejor pecar por exceso que no por defecto. Normalmente, el dinero para financiar un proyecto de emprendimiento, proviene de recursos prestados por alguna entidad del sector financiero. Entonces, ellos necesitarán saber cuándo podrás empezar a hacer los pagos, sin que se afecte al funcionamiento del negocio.

Dentro de las consideraciones que debes hacer, antes de definir cuánto dinero necesitarás, están:

  • Número de meses que tendrás que pagar renta o alquiler de las instalaciones, antes de empezar a recibir ingresos.
  • Nómina o salarios de los empleados, igualmente antes de iniciar la producción y empezar a vender.
  • Costes de publicidad, marketing, adecuaciones…
  • Capital de trabajo. Es muy importante. No olvides que, si te quedas sin dinero, el negocio se paraliza, y todo se irá al traste.

Contratar las personas adecuadas

Es un error recurrente en muchos emprendedores, pensar que pueden tener una empresa, en la que ellos harán todo. Una solución, que además resulta muy práctica y conveniente, es asociarte con otros emprendedores. Así, cada uno asumirá funciones, y seguro estarán mucho más comprometidos que cualquier empleado.

Pero cuando no es así, lo mejor es contratar personas con experiencia en el sector en el que trabajarás. Al iniciar un proyecto de emprendimiento, los salarios deben ser bajos. Es importante que tus empleados entiendan que, de la calidad de su trabajo y del compromiso con tu proyecto, dependerán sus ingresos futuros.

Lo que sigue es atender el sentido común, ser precavido, trabajador, honesto, creativo, y, sobre todo, pensar en que la calidad es el factor determinante en la obtención y conservación de los clientes.

Entonces, es hora de dar el primer paso. Te esperamos para estudiar el Ciclo de Técnico Superior en Administración y Finanzas. Empieza por informarte aquí.

Publicado en: Administración y finanzas, Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*