Aula virtual
Llamar    Mas Info

Diferencias entre un celador y un auxiliar de enfermería

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Los celadores prestan un servicio muy importante de apoyo a los especialistas sanitarios y forman parte de cualquier engranaje dentro de los centros de salud y de los hospitales. ¿Pero cuáles son concretamente las funciones de estos profesionales y en qué se diferencian de las de las auxiliares de enfermería?

Las tareas que realiza un celador están destinadas a la atención de los pacientes que precisan de atención sanitaria. Estas son fundamentales para que tanto las enfermeras  como las auxiliares de enfermería puedan realizar sus funciones correctamente y sin ningún tipo de contratiempo.

El trabajo en el área sanitaria es, ante todo, un trabajo en equipo en el que cada una de las partes se preocupa por atender de manera adecuada al paciente, y por eso enfermeras, auxiliares, celadores, médicos, etc, se nutren unos de otros. Así, sin el trabajo del celador, al igual que sin el trabajo del médico, no se podría atender de una manera óptima a los pacientes. En muchas ocasiones, el celador es la primera persona con la que el paciente tiene contacto al acudir a un centro de salud o a un hospital, con lo que de su trato con él puede depender la predisposición y actitud con la que se enfrente al resto del personal. Este es el motivo por el que los celadores deben ser personas amables, serviciales, con empatía y con facilidad a la hora de tratar con los demás.

Tipos de celadores y funciones

Existen diferentes tipos de celadores como celador de urgencias, de quirófano, de puerta, de ambulancia o de planta. A grandes rasgos, las tareas del celador pasan por recibir al paciente en el hospital o el centro de salud, acompañarles hasta su habitación o informarles acerca del lugar al que acudir, trasladar a los pacientes en camilla, movilizar la mesa de operaciones y ayudar en todo lo posible al personal sanitario en tareas para las que estén capacitados.

Vemos de manera muy clara, por tanto, que las tareas de un celador se diferencian bastante de las de un auxiliar de enfermería: los celadores no pueden prestar ningún tipo de atención sanitaria al paciente, al contrario que las auxiliares. Su cometido se limita a su atención al entrar y al salir del centro y a su movilización, mientras que las auxiliares brindan por su bienestar, higiene y llevan a cabo ciertas tareas sanitarias.

Recuerda que para ser auxiliar de enfermería deberás realizar una FP de grado medio, mientras que para ser celador basta con poseer el graduado escolar (y realizar las oposiciones pertinentes si quieres serlo en centros públicos).

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en: Auxiliar de Enfermería, Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR