Aula virtual
Llamar    Más Info

¿Cómo practicar equitación con personas en silla de ruedas?

A lo largo de tu vida profesional de TECO tendrás que trabajar con personas con todo tipo de patologías, de todas las edades y con personas con movilidad reducida que vayan en silla de ruedas. Aquí entra en juego no solo tu calidad como profesional para saber adaptarte a este tipo de situación, sino también las instalaciones del lugar en el que trabajes. Te contamos cómo deberían ser estas y la forma en la que puedas trabajar de forma óptima en la actividad de equitación para personas en silla de ruedas.

En la formación en TECO que realizarás en en Santa Gema aprenderás a realizar actividades en el medio natural con personas con discapacidad, adaptándolas convenientemente y de la mejor manera para conseguir su integración y que ellas también disfruten de la actividad al aire libre. Para ello deberás conocer las diferentes necesidades que tienen en actividades como el piragüismo, el senderismo o la equitación, como nos ocupa en este caso.

Algo fundamental para que personas puedan realizar la actividad de equitación en silla de ruedas es que las instalaciones estén adaptadas. Existen numerosas hípicas que han decidido equiparse para esta función y cuentan en sus instalaciones con rampas para poner a la persona a la misma altura que el caballo, una grúa para poderles trasladar de la silla al caballo y viceversa.

Estos caballos están especialmente entrenados para trabajar con personas con discapacidad y las instalaciones están pavimentadas para que puedan acceder personas en silla de ruedas o con movilidad reducida. Estas instalaciones requieren una inversión considerable, por lo que quizás no están integradas en más hípicas y lugares en los que se realiza equitación.

Además del material y de las instalaciones adaptadas para que las personas discapacitadas puedan practicar equitación en silla de ruedas, el equipo humano se debe caracterizar por saber cómo tratar con este tipo de usuarios. Antes de realizar la actividad deberás preguntar a la persona cuál es su tipo de patología y los problemas que se puedan ocasionar. No des por hecho nada ya que, aunque una persona esté en silla de ruedas, quizá pueda realizar algunos movimientos que le ayuden a subirse al caballo. En todo momento lo esencial será la comunicación con el usuario para poder tratarle de forma personalizada.

El usuario en todo momento deberá ir acompañado por dos TECOS que estén pendientes tanto de él como del caballo, guiando al animal por el circuito y procurando que camine de manera suave. También habrá que controlar que el jinete mantenga en todo momento el equilibro y que se sienta cómodo con animal. ¡Lo importante es que disfrute de su paseo a caballo!

Publicado en: Blog, Medio Natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies