Aula virtual
Llamar    Más Info

Cómo enseñar técnicas de comunicación a los niños

Saber expresarse es una capacidad fundamental en todas las personas y gracias a ellas podemos conocer los pensamientos e inquietudes de los demás. Aunque todos, en mayor o en menor medida, sepamos expresarnos, no siempre lo hacemos de la manera adecuada y en muchas ocasiones ni siquiera somos capaces de dar a conocer a los demás lo que pensamos. Por eso una de las tareas del educador infantil es ayudar a que los niños comiencen a expresarse en el aula y fuera de ella y comprendan la importancia que esto tiene y tendrá en sus vidas, mediante juegos con técnicas de comunicación dinámicas y familiares en su vida cotidiana.

Piensa por un momento en cuántas veces al día te comunicas con otras personas: prácticamente desde que te levantas y contestas a un WhatsApp, hasta al ir a comprar el pan o con compañeros de trabajo. El ser humano vive en sociedad y por eso necesita comunicarse. El aprendizaje de las habilidades comunicativas comienza desde muy pequeños y durante los primeros años de vida de los niños es cuando aprenden los conceptos básicos de para qué se utiliza la comunicación y por qué nos comunicamos los unos con los otros.

La figura del educador infantil debe servir de ayuda en este aspecto. Para ello deberá introducir no solo la comunicación del propio educador con los niños, sino entre ellos. Para lograrlo se pueden realizar pequeños grupos de conversación en los que deberán hablar y comunicarse para lograr que lleguen a conclusiones e intercambien ideas. Cuando se trabaja con niños muy pequeños esto resulta más complicado, porque aún no son capaces de asimilar muchos conceptos, pero se ha de trabajar poco a poco. Por ejemplo, cuando un niño haga un dibujo, puede explicar a los demás qué es y por qué lo ha hecho; los demás niños pueden plantear preguntas sobre su dibujo y repetir este proceso.

Es positivo que en estos ejercicios el educador cumpla las funciones de guía y moderador, estableciendo turnos o interviniendo si la conversación se está desviando, pero que no forme parte activa de la misma. Así los niños podrán hablar entre ellos de igual a igual y sin sentirse juzgados por lo que expresan. Para favorecer la conversación también se puede establecer la toma de una decisión de manera grupal; al tratarse de niños pequeños no podrán ser decisiones muy importantes, pero sí algunas de menor importancia sobre las actividades de otros días o la temática de las mismas. Deja que ellos mismos hablen y decidan qué es lo que prefieren. En determinado momento tendrás que intervenir porque no olvidamos de que se trata de niños, pero cuanta más libertad de comunicación les ofrezcas mayores serán los beneficios.

Con estos pequeños consejos y según las situaciones que vayas observando en el aula, podrás fomentar la comunicación entre los niños y que sean conscientes, ya desde muy pequeños, de la importancia que tiene en sus vidas.

Publicado en: Blog, Educación infantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies