Aula virtual
Llamar    Más Info

La importancia de aprender a practicar una maniobra Heimlich

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La maniobra Heimlich, también conocida como compresión abdominal, es un procedimiento de primeros auxilios utilizado para evitar una completa obstrucción del aparato respiratorio. Aprendiendo a aplicarla podremos salvar vidas, por tanto, es necesario que un Auxiliar de Enfermería y cualquier persona interesada en ella sepa exactamente qué es lo que se debe hacer para ayudar a las personas que se atraganten.

A todos nos ha pasado en alguna ocasión: la comida se va por otro lado, empiezas a toser y hasta que consigues recomponerte, pasas un mal rato. Si alguien intenta ayudarte en esta situación, lo más común es que se ponga detrás de ti y apriete tu estómago para que ese alimento rebelde salga y desobstruya tu conducto respiratorio. Sin embargo, muchas de estas personas realizan el gesto por imitación, ¿pero saben lo que están haciendo y que ese procedimiento se conoce con el nombre de maniobra Heimlich?

Como auxiliar de enfermería debes conocer exactamente cómo llevar a cabo este proceso. Puede que tengas que utilizarlo si trabajas en un hospital o centro de salud, residencia de ancianos o si trabajas con niños, no solo provocado por comida sino también por objetos extraños. Pero incluso si no tienes nada que ver con el mundo de la sanidad, saber realizar esta maniobra es algo que nos puede ayudar en una de estas situaciones y así poder evitar consecuencias graves. No olvidemos que hay numerosas personas que pierden la vida por una obstrucción de las vías respiratorias que se podría evitar si aplicáramos la maniobra Heimlich.

 

La maniobra de Heimlich

¿Cómo se ha de practicar? Lo primero que haremos será situarnos detrás de la persona que sepamos que presenta una obstrucción de las vías respiratorias. Luego la rodearemos con nuestros brazos por la cintura y tendremos que colocar la mano en forma de puño y con el pulgar hacia dentro justo encima del ombligo. Con la otra mano que tenemos libre, agarraremos nuestro propio puño y realizaremos compresiones hacia dentro y hacia arriba; esto se hará para que el diafragma comprima los pulmones y al exhalar el aire se expulse aquello que está obstruyendo las vías respiratorias.

Si tenemos que realizar esta maniobra en bebés o en niños pequeños deberemos estar sentados para poder hacerla de manera más cómoda. Utilizaremos menos fuerza, al tratarse de menos masa corporal.

En el caso de repetir estas compresiones y que no tengan ningún efecto porque la persona pierda el conocimiento, lo que habrá que hacer es tumbarla en el suelo e intentar buscar manualmente el objeto obstructor. Si todo esto no es efectivo, habrá que  avisar a una ambulancia lo antes posible y comenzar con el proceso de reanimación cardiopulmonar.

Se trata de una maniobra muy básica y muy fácil de aprender y que tanto auxiliares de enfermería como cualquier otra persona debería conocer, ya que nunca se sabe cuándo será necesario aplicarla.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en: Auxiliar de Enfermería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies