Aula virtual
Llamar    Más Info

¿Cómo lidiar con el miedo a caerse haciendo escalada?

Cuando comienzas a realizar escalada es normal sentir miedo en muchas ocasiones, ya que el instinto de supervivencia que todos poseemos detecta una amenaza, especialmente si se trata de una actividad a la que no estamos acostumbrados. A medida que tengamos más experiencia este miedo será menor, pero además podemos realizar pequeños ejercicios para controlar ese miedo. Desde Santa Gema te damos algunos consejos para que al hacer escalada el miedo no se apodere de ti y que servirán a tu futuro profesional como Técnico en Actividades Físico-Deportivas en el medio Natural que podrás ejercer en nuestro centro con prácticas laborales..

La escalada es uno de los deportes que, cuando se empieza a practicar, pueda dar más miedo, al igual que otras actividades extremas como el paracaidismo, ya que nos podemos enfrentar a grandes alturas. A lo largo de tu formación como TECO en Santa Gema, aprenderás los principios básicos de la escalda y los mecanismos para enseñar y guiar en esta actividad a personas que están aprendiendo.

Sin embargo, algo que no se enseña en las aulas es a superar ese miedo que puede surgir al practicar escalada. Se trata de algo muy personal e irracional, que se manifiesta porque nuestra supervivencia se puede ver amenazada si se produce una caída. Para acabar con este miedo o que, al menos, no se apodere de ti, debes centrarte en la actividad que estás haciendo: concéntrate en escalar, en ayudar a las personas a las que acompañar y en transmitir seguridad. Ten en cuenta que si otras personas ven que su guía en esa actividad tiene miedo, podrás contagiárselo; sin embargo, si te ven tranquilo también serás capaz de transmitir esa seguridad.

Algo fundamental a la hora de tener seguridad en la escalada es confiar en los materiales que vas a utilizar y en el terreno. Antes de comenzar a escalar valora si vas a ser capaz de superar el objetivo y analiza los posibles riesgos que pueda suponer. Si estos son altos, mejor quédate abajo. Si no consideras que haya un gran riesgo y te has asegurado de que los materiales son totalmente seguros, pasa a la acción.

Si cuando una vez estás escalando notas que el miedo irracional se apodera de ti tómate algunos segundos para respirar profundamente. Sé objetivo y racional, piensa que anteriormente has analizado los riesgos y que cuentas con un equipo seguro. Tras estos segundos vuelve a ponerte en movimiento y hazlo poco a poco.

De la misma forma, si trabajando como TECO notas que una de las personas a las que acompañas no se encuentra segura, transmítele estos mismos consejos: dile que respire, que avance poco y a poco y comunícale que cuenta con un material totalmente seguro y que estás ahí para ayudarle. Anímale y dile que es capaz de realizarlo. Con estas recomendaciones, tanto tú como tus acompañantes dejaréis el miedo a un lado y os centraréis en lo más importante de la escalada: disfrutar.

Publicado en: Blog, Medio Natural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*