Aula virtual
Llamar    Mas Info

Las tareas del Auxiliar en Enfermería en las residencias de ancianos

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El Auxiliar de Enfermería juega un papel fundamental en las residencias de ancianos. Ellas son las que atienden a los pacientes y cuidan de ellos, garantizando su bienestar físico y mental. Si las personas mayores necesitan asistencia personalizada, les prestarán mayor atención y les ayudarán con tareas como vestirse o comer, que no son capaces de realizar por ellos mismos.

Los diferentes estados en los que una persona mayor ingrese en una residencia de ancianos determinan en gran medida la labor que el Auxiliar de Enfermería tendrá que desempeñar en cada caso. Por ejemplo, si un paciente se vale totalmente por sí mismo, el Auxiliar le ayudará con esas tareas que le cuesten más, como por ejemplo, la higiene. También se encargará de controlar su alimentación y de estar alerta por si se produce cualquier señal de alarma sobre su estado de salud.

¿Qué papel juega el Auxiliar de Enfermería en  las Residencias de Ancianos?

En el caso de las personas mayores que son dependientes, aquí la figura del Auxiliar de Enfermería cobra más protagonismo. Deberán ayudar a sus pacientes en tareas del día a día como puede ser cepillarse los dientes, levantarse de la cama, vestirse, comer o trasladarse de un sitio a otro. También tendrán que tratarles con especial delicadeza ya que, especialmente si padecen algún tipo de demencia o enfermedad mental, deben sentir que no son una carga y que son valorados por sus cuidadoras.

En muchas residencias de ancianos, para facilitar la labor de los Auxiliares de Enfermería, lo que se hace es establecer, a la hora de las comidas, dos turnos. En un primer turno les tocará a las personas que necesitan asistencia y en el segundo a las que se valen por sí mismas. Así, en el primero los Auxiliares ayudarán a cada uno de los pacientes a comer y en el segundo su papel será mucho más secundario y dejarán a los ancianos comer e interactuar entre ellos, solo mediando si su actuación es necesaria en algún momento.

También se suele establecer dos turnos, además de para las comidas, a la hora de que los pacientes se vayan a la cama. En un primer turno acompañarán a los ancianos dependientes a sus habitaciones, les pondrán la ropa de cama y les acostarán. En un segundo turno los pacientes no dependientes lo harán ellos mismos, siempre bajo la supervisión de las Auxiliares de Enfermería. Por último, entregarán las medicaciones de manera personalizada a cada uno de sus pacientes.

Es un trabajo que requiere de altas dosis de vocación y saber tratar con personas mayores. Hay que hacerlo con respeto y educación, intentando siempre que el paciente se sienta a gusto en nuestras manos y logrando establecer cierta confianza, ya que pasará mucho tiempo al día con nosotros.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en: Auxiliar de Enfermería, Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR