Aula virtual
Llamar    Mas Info

La medicina prehospitalaria puede marcar la diferencia

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

En un principio, asociamos la labor del técnico en emergencias sanitarias a la realizada en una ambulancia. Quizá también a aquellos que se encargan de la teleasistencia. Pero en realidad, es algo bastante más amplio: es lo que se denomina medicina prehospitalaria, una especialidad en la que merece la pena detenerse.

La atención prehospitalaria consiste en un servicio operacional y de coordinación para los casos de emergencias médicas. Comprende todos los tipos de servicios de salvamento, atención médica y transporte que se presta a enfermos o accidentados fuera del hospital. Constituye, por tanto, una extensión del tratamiento de urgencias hospitalarias. Uno que, en este caso, se administra antes de la llegada al centro.

La medicina prehospitalaria, la importancia de la inmediatez en la asistencia de urgencias.

Es importante comprender que la atención prehospitalaria nunca debe entenderse como un simple servicio de traslado de pacientes en vehículos, atendidos con preparación mínima. Para salvar vidas es necesario atender los casos en el mismo lugar del accidente. ¿Conductor de ambulancias? Ni mucho menos: la labor del técnico en emergencias sanitarias es mucho más extensa.

Como es lógico, la intervención oportuna de muchas patologías o potencialmente letales, o también en casos de accidentes o traumas, reduce radicalmente la mortalidad. En casos no letales, también puede minimizar considerablemente las secuelas. Recibir el tratamiento apropiado cuanto antes es una ayuda que puede significar una diferencia radical.

La implementación de la APH exige motivación y participación activa de los médicos, cooperación entre las instituciones prestadoras de servicios y educación a la comunidad sobre las ventajas, objetivos, forma de utilización de los recursos disponibles, etc.

Varias situaciones se pueden presentar cuando se realiza atención prehospitalaria.  La emergencia puede venir de una llamada a urgencias o el servicio de ambulancias de algún seguro. Las circunstancias pueden ser muy diferentes cada vez:  un mero traslado preventivo, un accidente, algún tipo de catástrofe o de ataque o situación de enfermedad grave…  La gran diferencia es la cantidad de información de la que dispone el técnico de emergencias sanitaria. Por ello, es necesaria una formación que cubra diferente tipos de casos, para aplicar las medidas, medicamentos o tratamientos más apropiados.

El objetivo: estabilizar al paciente antes de la llegada al centro médico, tanto físicamente (tratamientos) como mentalmente (apoyo psicológico). Por supuesto, la ambulancia o UVI móvil contiene el instrumental apropiado para cumplir la función, pero de nada sirve sin los conocimientos y protocolos apropiados que debe conocer el profesional. Una labor, como decimos, que va más allá de la mera conducción del vehículo.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en: Emergencias Sanitarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR