Aula virtual
Llamar    Mas Info

La música como herramienta de enseñanza

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La música es, sin lugar a dudas, un medio a través del cual nos expresamos y nos comunicamos en nuestro día a día, y lo hacemos desde que somos muy pequeños. En algunos casos, incluso esta educación musical empieza a desarrollarse en el seno materno, donde se comienzan a percibir los sonidos y a mostrar una sensibilidad ante ellos.

Se trata de una herramienta con la que ayudar a los niños a desarrollar sus capacidades psicomotrices y a relacionarse con el entorno; mejorará su sentido del ritmo y que contribuirá a despertar su oído musical, que se irá desarrollando a lo largo de su vida. Si vas a hacer una fp en educación infantil, por tanto, es algo que debes tener muy en cuenta. ¡Además los niños se lo pasarán en grande!

Actividades para utilizar la música como herramienta en la enseñanza infantil

¿Pero qué tipo de actividades puedes realizar si vas a trabajar con niños y buscas enseñarles a través de la música? Para empezar, puedes sugerir una actividad muy sencilla: hacer que se muevan libremente por el aula mientras sienten los sonidos al son de algún instrumento musical, como unas maracas o una pandereta. Así estarán trabajando además su expresión corporal.

Un juego que también puede ayudar a que los niños desarrollen el ritmo y que les resulta muy divertido consiste en seguir el ritmo que el educador marque mediante palmas. Vas a trabajar con niños, así que recuerda que tienen que ser ritmos sencillos, pero puedes marcarlo y hacer que ellos lo sigan y reproduzcan posteriormente.

Por último, no hay que descuidar algo tan tradicional a la hora de trabajar con niños como son las canciones infantiles tradicionales. Ya sea mediante juegos de comba, o con canciones cuya metodología se usa para memorizar y aprender otros aspectos importantes para su desarrollo, como pueden ser los colores o las partes del cuerpo, estas ayudan a estimular la memoria, la creatividad y la musicalidad. No conviene solo que las aprendan, sino que además las canten y así conozcan el gran instrumento que es su propia voz y su propia entonación y que comprueben que también son capaces de producir sonido, además de escucharlo.

A estas edades los niños son muy receptivos ante todo su entorno, así que si vas a trabajar con niños tienes que aprovechar esta gran ventaja a través de esta herramienta que les ayudará a mejorar su comunicación y expresión. Que aprendan a distinguir entre el silencio, el ruido, la música, cuándo el volumen es alto o bajo o cuándo las notas son agudas o graves es algo básico para continuar con su desarrollo musical, que más adelante se tratará de ampliar mediante diferentes técnicas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en: Educación infantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR