Aula virtual
Llamar    Mas Info

La higiene del paciente encamado

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Tanto en los hospitales como en los centro geriátricos o en las unidades especiales, una de las labores es las Auxiliar de Enfermería, es la de asear a los pacientes que no pueden hacerlo por sí mismos. Se trata de una tarea en la que tendrás que respetar una serie de pautas y lograr que el paciente se sienta a gusto. Debemos pensar que forma parte del proceso por el que se garantiza su comodidad e higiene, cuya responsabilidad cae en nuestras manos

Antes de analizar detalladamente cuáles son los cuidados que se deben tener a la hora de encargarse de la higiene de un paciente que se encuentra encamado, conviene puntualizar que en muchas ocasiones ésta es una función del equipo de enfermería al completo. Esto variará según el hospital, pero es generalmente el auxiliar de enfermería el que se encarga de llevar a cabo estos cuidados.

Garantizar la higiene de un paciente encamado, labor primordial de un Auxiliar de Enfermería

Lo primero que hay que garantizar es que el paciente se encuentre cómodo; por lo tanto, si es necesario, deben colocarse mamparas a su alrededor para garantizar la intimidad. Después de lavarse bien las manos y de ponerse guantes, se podrá comenzar con el proceso.

Hay que equiparse con un cubo de agua a una temperatura templada, para que resulte agradable, y de una esponja. Comienza lavando la cara al paciente. A continuación se debe retirar el camisón y comenzar a lavar el cuello, el torso, las axilas, los brazos y luego comenzar con el mismo proceso en todo el tronco inferior. Es importante prestar atención a la higiene de los genitales, cuyo proceso en varones y en mujeres será distinto.

Tras esto, hay que colocar al paciente de lado y comenzar a lavar la parte posterior del cuerpo. Es posible pedir ayuda a un compañero para mover al paciente. Lava la espalda, los glúteos y toda la parte inferior del cuerpo. Una vez realizado todo este proceso, se debe secar apropiadamente con una toalla y cambiarle el camisón.

Pero aquí no acaba el proceso de higienización del paciente encamado: si vas a trabajar en un hospital como auxiliar de enfermería tendrás que equipar adecuadamente la cama en la que se encuentra y cambiar las sábanas. Además, se debe lavar el pelo del paciente retirando el cabecero y la almohada de la cama.

Se trata de un trabajo muy importante en el día a día y con el que deberás estar familiarizado si quieres trabajar en un hospital. Estos momentos servirán para conversar con el paciente y conocer cómo se desarrolla el transcurso de su enfermedad y de su estancia en el hospital, creando un clima de confianza y cordialidad.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en: Atención a la Dependencia, Auxiliar de Enfermería, Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR