Aula virtual
Llamar    Mas Info

Estimular el lenguaje y aprender jugando

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El trabajo de un técnico en eduación infantil consiste en ayudar e instruir a los niños en los primeros años de su vida. Sentar las bases de la comunicación, la razón… Uno de los aspectos que deben estimular es la adquisición del lenguaje en los niños. Estimular el aprendizaje por medio de gestos y ruidos, y motivarles en su uso es una de las funciones más importantes durante esa etapa formativa.

El juego es de las herramientas más eficaces que tiene el técnico en educación infantil para trabajar este aspecto. Los niños no dejan de emitir ruidos y hablar, o intentar hablar, durante su realización. Mientras se divierten, podemos jugar a que abran mucho la boca para emitir sonidos, probar a hablar con los labios juntos, decir palabras al revés y otras maneras de deformar el lenguaje y el sonido para hacerles comprender y practicar. Y por supuesto, lo pasan muy bien haciéndolo.

Algunas actividades que el educador infantil puede realizar para fomentar la utilización del lenguaje de una forma estimulante e interesante para el niño son:

  • Lectura de cuentos con ilustraciones. Después, se le pide señalar cosas para repetir palabras ya aprendidas: nombres de los personajes u otros elementos que aparecen en el dibujo.
  • Mostrar a los niños cualidades como los colores llamativos o las formas en las ilustraciones y repetir con ellos los nombres de cada cosa con diferentes juegos.
  • Cantar canciones y recitar pequeñas poesías o rimas.
  • Juegos de palabras y adivinanzas.
  • Repetir las partes del cuerpo y señalarlas, tanto en una persona como jugando con un muñeco.
  • Procurar mirar a los ojos al hablar con el pequeño y usar un lenguaje normal, no infantilizado.

Por supuesto, el técnico en educación en infantil debe estar muy atento en su trabajo con los pequeños para percibir el nivel de aprendizaje de cada niño, respetando su ritmo al expresarse y sin interrumpir. Se debe corregir al alumno cuando se equivoca, pero de forma amable y divertida, y si tarda en dar con la palabra, no hay que completar la frase o impacientarse: no es necesario anticiparse a su respuesta. El ritmo, como decimos, tiene que venir marcado por el propio niño

Tan importante es enseñar vocabulario como escuchar al propio alumno y valorar su propia evolución, aprender qué le divierte más y lo que le gusta hacer en clase.

El niño debe sentir que es tan importante su respuesta como lo que le comunica su educador infantil e interlocutor.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Etiquetado con: ,
Publicado en: Blog, Educación infantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR