Aula virtual
Llamar    Mas Info

El desfibrilador, de vital importancia en caso de emergencia

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El caso saltaba a la luz recientemente: en El Algar, Murcia un joven que participaba en un  partido de fútbol de 3ª división, sufría una parada cardíaca y necesitaba ser atendido de urgencia en el mismo estadio. Gracias al uso del desfibrilador por personal cualificado, pudo salvar la vida: sufrió hasta cuatro paradas, pero se consiguió  reanimar su corazón en todas ellas, hasta que acudió una ambulancia que le estabilizó.

Cualquier técnico de emergencias sanitarias está instruido en el uso de esta máquina, que todos los puestos de emergencias, UVIS móviles y ambulancias poseen, y que pueden revertir una parada cardiorespiratoria y salvar una vida en el momento más crítico.

Existen tres tipos de desfibriladores, los DEA, (desfibrilador automático), los DESA (desfibrilador externo semiautomático) y el desfibrilador manual, de características diferentes, y que los técnicos de emergencias sanitarias, en su formación, aprenden a operar y mantener.

El DEA es un dispositivo nos indica con instrucciones habladas como debemos de proceder, aunque en su mayor parte, realiza el proceso de manera automatizada. . Cuentan con sensores, que debe de aplicar un usuario y un ordenador que ofrece un análisis del ritmo cardiaco de la persona e indica si es susceptible de recibir la desfibrilación. Y en caso afirmativo, administra la descarga de manera automática, sin requerir de la intervención de una persona.

En el caso del DESA, una vez interpreta que es necesaria la desfibrilación  guía al usuario en los pasos que debe realizar, aplicando las palas sobre el pecho del paciente y administrando la descarga eléctrica cuando la máquina lo indica. Por supuesto, un técnico de emergencias sanitarias conoce a la perfección el proceso, lo que ahorra un tiempo que puede ser precioso.

También existen los desfibriladores manuales, que no ofrecen esas pautas, por lo que son más complicados de usar y requieren una preparación por parte del usuario, y que el usuario puede utilizar basándose en su propia experiencia. Son los utilizados por los profesionales de medicina, sin que la máquina tenga que autorizar la descarga ni guiar en su aplicación.

Los DESA son cada vez más comunes, y no es raro verlos en lugares concurridos que pueden requerir de ciertas garantías ante emergencias, como piscinas, discotecas, hoteles, metro, centro comerciales…

Y por supuesto, la mayoría de puestos médicos y de socorro, ambulancias y otros vehículos de emergencia contarán con una de estas  máquinas. Su uso y mantenimiento están entre las muchas labores que aprenden los técnicos de emergencias sanitarias. Y en muchas ocasiones, como ocurrió en el caso del futbolista, la proximidad de un DESA o DEA y de un personal cualificado para su manejo puede significar una diferencia crucial.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Etiquetado con: ,
Publicado en: Blog, Emergencias Sanitarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR